Archivos de la categoría Pedagogía

Escuelas basadas en el enfoque Reggio Emilia

El enfoque Reggio Emilia es una filosofía educativa basada en la imagen del niño, y de los seres humanos, como poseedores de fuertes potencialidades para el desarrollo y como un sujeto de derechos que aprende y crece en las relaciones con los demás.

Este proyecto educativo global, que se lleva adelante en los Centros Municipales de bebés y niños pequeños y preescolares de Reggio Emilia, Italia, y ha inspirado a otras escuelas en todo el mundo, se basa en una serie de características distintivas: la participación de las familias, el trabajo en el colegio de todo el personal, la importancia del entorno educativo, la presencia del taller y la figura del atelierista, la cocina dentro de la escuela y el equipo de coordinación pedagógica.

Centrándose en los cien lenguajes que pertenecen a todos los seres humanos, en los espacios atelier los niños encuentran oportunidades diarias para trabajar con muchos tipos de materiales, muchos lenguajes expresivos, muchos puntos de vista, utilizando activamente las manos, mentes y emociones, en un contexto que valora la expresividad y la creatividad de cada niño en el grupo.

 

¿Quién es Loris Malaguzzi?

“Los niños tienen 100 maneras de expresarse, pero les robamos 99” – Postulaba Loris Malaguzzi, creador de una metodología educativa llamada Reggio Emilia.

Loris Malaguzzi, nace en Correggio el 23 de febrero de 1920, estudió pedagogía en la universidad de Urbino y en 1945 se une a un proyecto junto a un grupo de campesinos, en un pequeño pueblo de Reggio Emilia, Italia. En donde se construye una escuela para niños y desempeñándose como profesor. En 1950 sigue la carrera de psicología, el cual trabaja asesorando a médicos de la ciudad de Reggio Emilia para niños necesitados. En esta misma ciudad se organizó una red de servicios educativos con el fin de que se abriera por primera vez en Italia jardines infantiles para niños laicos de 3 a 6 años. Fallece el 30 de enero de 1994, en Reggio Emilia, a la edad de 73 años.

Loris MalaguzziEl pensamiento de Malaguzzi era que los niños aprenden el trabajo que ellos mismos crean, aprenden de sus actividades, de sus recursos ya que ellos son la figura central de sus construcciones, del conocimiento, pensamiento y comprensión. Por otro lado el pensamiento de este autor en relación a la escuela, es que se le compara a una obra de construcción, un laboratorio de investigación en donde permanentemente se está investigando a los niños. Por lo tanto el objetivo de este autor es crear una escuela en donde los niños y niñas sean protagonistas de su aprendizaje, es decir, sean familias, profesores, una relación en conjunto donde el objetivo es producir aprendizaje y privilegiando la atención de los niños.

La Pedagogía Orientada en la Filosofía Reggio Emilia

¿Que suponen estas escuelas?

Las escuelas inspiradas en la filosofía de Reggio Emilia son consideradas escuelas de un único organismo vivo, un lugar de convivencias y de intercambio relacional entre adultos y niños. Un lugar en el que se piensa, discute y se trabaja tratando de reconciliar lo que se sabe con lo que no se sabe, las dificultades, los errores, las expectativas, los éxitos, las dudas y los problemas de elección. Una manera diferente de trabajar que no se había visto hasta el momento y que a día de hoy aun siguen muchas escuelas.

Aprender con los niños: escuchar, observar, educar

La propuesta reggiana -recogiendo algunas ideas de otras experiencias pedagógicas- plantea que los maestros y maestras vayan a las escuelas a aprender con los niños, allí un maestro es un investigador permanente que, además, no llega a conclusiones que puedan ser descriptas de forma retórica, sino con documentaciones de proyectos reales que son narraciones de las posibilidades humanas.

Decía Loris Malaguzzi, en forma provocadora, “para hacer buena educación debemos cerrar los libros de psicología, pedagogía y didáctica”. Los cursos de formación en Reggio Emilia justamente tratan de profundizar no sólo en aspectos del desarrollo psicológico, cognitivo o emocional de los niños y las niñas, sino también en el punto de vista de la cultura donde la escuela está inserta. Las aparentes disciplinas tradicionalmente han sido vistas como una disyunción, pero todas tienen una estructura común, que permite ver y amplificar el número de puntos de vista sobre la cultura. Por lo tanto, se necesita un perfil profesional que tenga un punto de vista amplio y complejo para poder realizar, con los niños y niñas, una experiencia no sólo educativa, sino cultural y social, que, a veces, la excesiva formación en psicología, pedagogía y didáctica no permite desplegar.

Metodología

Estas escuelas están basadas en una ley fundamental:

“Si se hacen cosas reales, también son reales sus consecuencias”. – Loris Malaguzzi (“La Educación Infantil en Reggio Emilia”, Pág. 60)

Es decir, las ideas surgen a partir de los acontecimientos y experiencias reales, dando lugar a respuestas y conclusiones reales.

El método relacional (o Pedagogía Relacional) es el que mejor explica como un grupo de niños esta hecho de individualidades y de asociaciones de niños con afinidades y habilidades diferentes. Para ello, el adulto se basa en la observación y el descubrimiento de las diferentes maneras que los niños tienen de participar, proceder y elegir, por este motivo seleccionan y cualifican las actividades encaradas a las motivaciones e intereses de los niños. La topología de organización mas adecuada, es la de actividades en pequeños grupos que son módulos de eficacia comunicativa y deseo. El trabajo en pequeños pretende crear ricas atmósferas y ricos procesos de cambios y desarrollos, dando lugar a una de tantas posibilidades organizativas y situaciones de aprendizaje que todos los niños han de experimentar, para que el adulto comience a distinguir los diferentes roles que se desempeñan en el grupo y la relación entre ellos.Se valora la importancia de que los padres se involucren, empleando una práctica explicita, comunicativa, dispuesta a documentar lo que la escuela hace con los niños y su evolución. Este escenario de participación ofrece a los niños interés y curiosidad por lo que ocurre a su alrededor.

Objetivos que pretende

El objetivo de estas escuelas es crear una escuela amable, es decir, activa, inventiva, habitable, documentada y comunicable, un lugar de investigación, aprendizaje, recognición y reflexión, en las que se encuentren bien los educadores, niños y familias. Una de las estrategias utilizadas para unir todas las centralidades anteriores y para intensificar las relaciones entre todos los sujetos, es crear una organización que contenga unos contenidos, unas funciones, unos procedimientos, motivaciones e intereses. Se pretende estructurar una pedagogía relacional y participativa de todos sus miembros, en la práctica, la pedagogía de la relación está en continuo cambio, se ha de reinventar, comunicar y ser capaz de efectuar encuentros múltiples. Por ejemplo: encuentros previos con las familias para definir y analizar la finalidad de los proyectos de trabajo y su organización.

Algunos de los ideales que se persiguen son:

  • Huir de una cultura y una educación que valoran lo cognitivo y las autorregulaciones homeostáticas, que desprecian los sentimientos, la no lógica y el rol de la afectividad.
  • En cuanto a la pedagogía de la relación y del aprendizaje consideran que son coincidentes, parten de la idea de que los niños no aprenden por una relación de causa-efecto, ni por una enseñanza directa adulto-niño, sino que su aprendizaje es mérito de ellos, de sus actividades y del uso de los recursos que poseen.
  • Por otro lado la bidireccionalidad es un principio ineludible, en el que las habilidades del adulto y del niño se necesitan mutuamente para una buena enseñanza que permita aflorar las capacidades de aprendizaje que el niño posee. Es importante sembrar un terreno que haga emerger los acoplamientos estructurales entre lo cognitivo, lo relacional y lo emotivo. Con este principio lo que se pretende es que se desarrolle una autonomía personal de pensamiento y acción, el valor del contexto y los procesos comunicativos.

1959316_669914946389965_1092765066_n

Los educadores

La formación de los educadores se basa en una formación continua. Se siente la necesidad de enriquecer sus competencias profesionales, dando lugar a la reflexión de sus pensamientos, provocando un cambio en las acciones.

El proyecto

Estas escuelas no tienen ni programaciones ni currículo, pero los buscan, transformándolos en otra cosa, viviendo con los niños, trabajando con la certeza, la incertidumbre y con lo nuevo. La ignorancia es la que les impulsa a investigar, partiendo de las ideas, sugerencias, interrogantes y problemas que surgen de los niños. Para que esto sea posible se ha de crear un ambiente de confianza y seguridad entre el adulto y el niño.

Los proyectos habitualmente se basan en experiencias ya sucedidas, que parten de los intereses que los niños desean profundizar, dichos intereses los deben de conocer los educadores para poder sintonizarlos con los objetivos que pretende. Es un requisito imprescindible buscar una motivación inicial por parte de los niños.

Estructura

Las escuelas de Reggio Emilia pretenden dar una sensación agradable de descubrir algo nuevo, propiciando un clima sereno, gracias a querer ir todos juntos en una misma dirección, evitando cualquier artificialidad e hipocresía. Es necesario encontrar una alianza con los objetos y con la organización del trabajo. La composición del espacio físico es acogedor y propicia encuentros, comunicación y relaciones.

Nuestro Proyecto Pedagógico

• Proveemos aprendizajes significativos, sostenidos por valores que contribuyan a la formación integral de la persona.
• Acompañamos el crecimiento de los alumnos favoreciendo el desarrollo de sus potencialidades en un ámbito estimulante, contenedor y propiciador de autonomías que repercuten directamente sobre la autoconfianza y la autoestima, componentes indispensables para generar personas capaces de actuar con seguridad frente a los desafíos que la vida plantea en su devenir.
• Estimulamos el sentido de responsabilidad y el pensamiento crítico.
Propiciamos el desarrollo de los lenguajes expresivos desde las diversas formas de producción y apreciación, y la infinita gama de experiencias que esto representa para el niño.
• Iniciamos el proceso de enseñanza aprendizaje de una lengua extranjera, en este caso el italiano, que favorece tanto la estimulación sobre el área del habla como la formación de estructuras que permitan a posteriori el aprendizaje de otros idiomas.
• La permanente disponibilidad de los docentes y profesionales que integran el plantel del establecimiento se pone de manifiesto a través de la respuesta a las demandas de las familias y en lo que respecta a las diferentes propuestas lúdico-pedagógicas.
• Mantenemos vínculos académicos con instituciones de formación docente de nuestra ciudad.